DESTACADO

Música educativa: el valor educativo de la música coral

Educational value of Coral music for children - artandscores.com

¿Por qué cantar en un coro cuando eres un niño o un adolescente?

TLas razones son breves, porque la experiencia del canto coral podría resumirse en las palabras de una niña que, a la pregunta de «¿Por qué cantas en un coro?» Por un periodista, respondió: “Porque la vida ve lo contrario”. Después de 30 años de cantar en coros y luego dirigirlos, sería fácil, sin entrar en argumentos técnicos o académicos, algunos aspectos de la actividad coral que sin duda enriquecen y educan a quienes participar en esta experiencia. Pero prefiero acercarme a la respuesta contando mi propia experiencia..

Aprendizaje

Entré en mi primer coro a la edad de 8 años, cuando mi escuela me ofreció la oportunidad de hacerlo. No recuerdo por qué ni cómo, pero fue el primer día. Debo enfatizar que este coro fue creado voluntaria y gratuitamente un maestro enamorado de la música y los niños que sería mi padre y guía primero en el camino de mi desarrollo musical, D. Angel Serna. Así es como suelen nacer los coros: por iniciativa de alguien previamente infectado con el virus del canto coral, que seguramente no podría explicar muy bien los efectos de esta enfermedad en tu organismo. Y fui a mi primer concurso ese mismo año. ¡Qué maravillosa audacia de D. Angel ! Estoy feliz de haber sido tan imprudente en mi primer año como director de coro.

Continué cantando en cursos posteriores, y aprendí canciones populares de toda España que me emocionaron y me inculcaron el conocimiento de las frondosas raíces de nuestra cultura que hoy son prácticamente desconocidas para mis contemporáneos, a favor de la música perecedera y estandarizada. que repetir una y otra vez los mismos esquemas son percibidos por la multitud como novedades !

¡Cantar a dos voces, y luego a tres, y a cuatro! Participar en el proceso constructivo de los ensayos corales abrió cada vez más mi oído; Canto y oigo la otra voz que producían las melodías y disonancias apropiadas; descubrí el mundo de la armonía: intervalo, acorde, tensión y distensión armónica …; cada vez me quedaba más clara la diferencia entre afinar y desafinar, notas propias y extrañas a un acorde, sonido pegado o no ….

Y luego, con el tiempo, conocerá a los grandes maestros. Rumiar lentamente las obras de Victoria, Mozart, Bach, Schubert, Mendelssohn, Britten, Poulenc, Gorecki. Y tener así el modelo de lo sublime, de lo perfecto, de la música que sale del fondo del corazón ay es moldeada por las manos más sabias. De la música que, bebiendo de las fuentes más profundas, realiza una verdadera síntesis creativa, nunca una «creatio ex nihilo».

Canto y acústica

Conoce la riqueza de la propia voz. Descúbrelo poco a poco. Descubra la interacción entre estados mentales, tensiones psíquicas y sonido. Y recorrer una y otra vez el camino de ida y vuelta entre uno y otro. Ser conocido y perfeccionado de manera integral, conociendo una unidad. Con avances y retrocesos, claro. Cuando te sumerges en la búsqueda de aprender a cantar, hacerlo así se convierte en una necesidad primordial. Y donde creas que nadie te tomará por loco, canta y canta, y experimenta con la voz. Y sin embargo, ¡cuántas veces tienes que sonreír o apartar la mirada cuando alguien se gira o se asusta porque de repente sueltas a uno de tus «gorgoritos«!

¡Y qué sorpresa descubrir la acústica, las sonoridades insospechadas que se producen al cantar en el metro, en una escalera o en el ascensor (y poner cara de póquer al salir)!  Darse cuenta de que una misma música no se puede interpretar de la misma manera en diferentes entornos, y reconocer la sabiduría de los arquitectos medievales o renacentistas que, mucho antes de que se inventaran los micrófonos, diseñaron sus iglesias de tal manera que el sonido fluye y reverbera de manera óptima. manera, constituyendo la caja de resonancia perfecta para la música que resuena en ellos (mejor no comparar con el estado de la materia en este momento).

Amistad

Finalmente, la amistad. Estar en un coro es sentirse profundamente unido a los demás por un amor común, descubrir las maravillas que surgen cuando unimos nuestras capacidades, nuestras sensibilidades, nuestros esfuerzos, por algo que vale la pena. Y sufrir juntos en un ensayo, y tomar unas cañas para celebrar el éxito de un concierto, y reírnos de esos fracasos o accidentes que el público no vio pero nosotros sí, y los demás también. Y las excursiones, y la respiración contenida cuando van a anunciar a los ganadores en un concurso coral, y la tristeza cuando alguien sale del coro.

Hace poco escuché a un educador decir: «Hay dos tipos de universidades: las que tienen coro y las que no». Ciertamente. Y es que el coro, además, es exorcismo y es terapia. «Donde hay música, no puede hacer nada malo«, dijo Cervantes. Tengo en mi coro niños con hiperactividad, adolescentes oprimidos por sus conflictos internos o por la presión de los padres que evidentemente no cantan, amigos que se pelean pero cantan juntos, chicos que han recibido malas noticias y por qué ensayar, jóvenes cuya vida desordenada tienen su punto de equilibrio en la armonía cálida y serena de un motete de Victoria …

Forjando el espíritu de los jóvenes

Finalmente, qué seguir. Como decía al principio, los motivos son breves para explicar los beneficios de la música al espíritu humano, y en particular los del canto coral. Solo quiero con estas líneas haber despertado en alguien el deseo de disfrutar de una oportunidad accesible a todos, gratuita y universal: la de hacer música con otros sin otro medio que la propia voz, que siempre será válida, contra lo que muchos piensan. Y si he animado a un educador a utilizar la música coral y animé a sus alumnos a practicarla, se habrá logrado mucho. Porque pensar que un día nuestras autoridades están convencidas de que la práctica musical es un medio privilegiado para forjar el ánimo de los jóvenes, como enseñó Platón, ies sin duda una quimera..

Fuente